ADVERTENCIA: LEER ANTES DE SEGUIR NAVEGANDO

Para mejorar la navegación web y adecuar nuestros contenidos empleamos cookies de terceros, si continúas navegando sin aceptar el uso de estas herramientas no podemos asegurar su completa funcionalidad de nuestra web.

Al aceptar consientes el uso de estas herramientas, en los términos y condiciones expuestos en nuestra Política de Cookies

Aceptar

Acceso Privado

Introduce tus credenciales para acceder a la zona privada.

← Regresar a noticias

EL ABS CUMPLE 40 AÑOS DE LA MANO DE MERCEDES-BENZ

historia-sistema-frenos-antibloqueo-ABS-2_jpg.jpg
← Regresar a noticias

EL ABS CUMPLE 40 AÑOS DE LA MANO DE MERCEDES-BENZ

Fue a finales de agosto del año 1978 cuando Mercedes-Benz comenzó a equipar el sistema de frenado antibloqueo (ABS) en sus berlinas de la clase S; en un principio era un equipamiento opcional. Así, la marca de la estrella se convirtió en el primer fabricante de coches en montar este sistema, desarrollado junto a Bosch, que previamente ya habia sido equipado en aviones.

Cuarenta años después, el ABS se ha convertido en un elemento indispensable en cuanto a seguridad activa del vehículo se refiere. Tal ha sido su importancia e incidencia que se ha convertido en un equipamiento obligatorio en todos los coches fabricados a partir del año 2004, aunque cabe destacar que Mercedes-Benz lo equipa de serie en todos sus vehículos desde el año 1992.

El ABS entra en funcionamiento cuando detecta que el vehículo va a realizar una frenada brusca. Para evitar que se deslice sin control sobre el asfalto, el ABS evita que el sistema de freno bloquee las ruedas y que no reaccionen a los movimientos del volante.

Cuando la situación se ha normalizado y las ruedas giran de nuevo correctamente, el sistema permite que la presión sobre los frenos vuelva a actuar con toda la intensidad. El ABS controla nuevamente el giro de las ruedas y actúa otra vez si éstas están a punto de bloquearse por la fuerza del freno. En el caso de que este sistema intervenga, el procedimiento se repite de forma muy rápida, unas 50 a 100 veces por segundo, lo que se traduce en que el conductor percibe una vibración en el pedal del freno.

El ABS permite que el conductor siga teniendo el control sobre la trayectoria del vehículo, con la consiguiente posibilidad de poder esquivar posibles obstáculos mediante el giro del volante de dirección.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo en las redes sociales